Crónica de dos muertes anunciadas

La muerte estaba anunciada aunque nos negáramos a aceptarlo

Crónica de dos muertes a manos del ser humano

La encerraron, pero el humano no la llamó presa. La acaban de asesinar, pero el humano no la considera víctima. Sin embargo, cuando se escapó de su prisión, un zoológico de Mallorca, el humano sí dijo de ella que era un peligro.

Eva únicamente fue libre dos veces: la primera antes de asomar a la vida y la segunda antes de hacerlo a la muerte, pero esa chimpancé jamás supo realmente qué significa la libertad. En el vientre de su madre le faltaba conciencia y huyendo de sus captores le sobraba terror. La mataron y habrá quien diga que al fin lo es, yo no, para mí ya no se trata más que del cadáver de una criatura que tuvo una existencia tormentosa y miserable. No, eso no es libertad, es sólo muerte.

La historia de Adán, su compañero, es exactamente la misma que la de Eva, a él únicamente le falta que también lo revienten a tiros. Todavía no lo han hecho, pero lo harán, porque él, como ella, que ni encarcelado fue un preso ni asesinado será una víctima, escapado sí es un peligro.

En el diccionario de los humanos bailan palabras y definiciones a su antojo los canallas para describir negocios, redactar protocolos y levantar atestados, mientras los imbéciles de alma las aceptan y creen cualquiera que sea su versión.

El 99, mucho % de las personas que compran una entrada para un zoológico entran en él con una sonrisa y llenos de ilusión, cuando salen esa sonrisa es más ancha todavía y van acompañados de una sensación de satisfacción y de saber más que antes de su visita. El 0,muy poco % de quienes lo hacen comparten con el primer grupo un único punto a su salida: la seguridad de ser menos ignorantes.

Núria Almirón pertenece a los segundos y cuenta en El caballo de Nietzsche su experiencia. Hoy estamos consternados por Eva, la chimpancé que mataron fuera de un zoológico y su compañero Adán al que encontraron ahogado tras saborear de nuevo la Libertad, pero leer este texto puede hacernos comprender como cada día, aún vivos, mueren los que están dentro: Zoos, la gran mentira.

Artículo de Julio Ortega.

Coordinador Plataforma Manos Rojas

No te olvides de comentar, tu opinión nos importa.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Orgullosamente ofrecido por WordPress | Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies