El perro Afgano y su melena exótica

INTRODUCCIÓN:

El Afgano, o Lebrel Afgano, es un perro grande de pelo largo y sedoso; una de las razas de perros más atractivas y bonitas. Pero su belleza no se limita a su exterior. Es un perro sumamente inteligente y astuto, sin embargo, camina con un porte majestuoso como si fuera el dueño del círculo de competencias. Pero cuando corre, corre como galgo que es. Puede superar los 60 kilómetros por hora, y en terrenos montañosos no tiene par. Es capaz de cambiar de dirección, haciendo cortes hasta de noventa grados, sin aminorar la velocidad. También puede mantener indefinidamente un trote de unos 20 kilómetros por hora sin demostrar ningún síntoma de fatiga.

ORIGEN:

Este perro proviene de una raza de perros bien antigua del Medio Oriente; de la misma estirpe que el Galgo Persa (Saluki), del cual el origen se calcula al menos en varios miles de años.

Se sabe que el Afgano existía en Irán, Pakistán y norte de la India. Eran dos tipos de estos perros; uno con pelo largo natural de las montañas y otro con pelo más corto de zonas más cálidas. El Afgano que vemos en las competencias caninas y tiendas de mascotas, el que presentamos aquí, proviene del de pelo largo de las montañas de Afganistán. A finales del siglo XIX los soldados británicos llevaron algunos de estos perros a Inglaterra, llegando la raza a los Estados Unidos en 1926.

En Pakistán era empleado en la cacería, siendo este perro el cazador por excelencia de los temibles leopardos. Se documentan casos de un solo Afgano capturar y matar a un leopardo. No solo cazaba fieras, realmente su agilidad en terrenos montañosos lo hacía inigualable en la persecución de todo animal. En la carrera es capaz de saltar casi siete metros de largo y desde la posición en atención cuando esta parado lograr casi los dos metros de alto. Como todo galgo, el sentido principalmente utilizado en sus persecuciones es la vista.

Era el perro mimado de los palacios reales y el perro de todas las villas. La nobleza mantenía un buen número de ellos para las cacerías. Mientras que en los poblados y villas andaban sueltos y aunque protegían la villa, también se tenían que valer por sí mismos; en un estado semisalvaje. También ha sido utilizado como perro pastor.

Hemos leído que hasta no hace mucho era prácticamente imposible obtener uno de estos perros en las regiones en las montañas de Afganistán, donde todavía existen. Es cierto que su exportación estuvo, y tal vez esté, prohibida; pero aun así, algunos visitantes insistían en tratar de adquirir uno. Cuando se lograba que una persona acordara vender un cachorro, lo cual hablar del tema era un verdadero acontecimiento en sí, el trato nunca se llegaba a cerrar. Al otro día cuando el comprador, después de hacer los preparativos adecuados, iba a recoger su perrito sólo recibía una explicación: o bien se lo habían robado o se había fugado durante la noche. Los relatos no indican malicia, sólo que los perros son tan apreciados que no es fácil deshacerse de uno de ellos.

MASCOTA:

Esta raza presenta serios problemas como mascota. Uno de estas dificultades es el cuidado requerido de su pelo. Es un pelo precioso que no emite ningún olor, pero hay que mantenerlo apropiadamente. Se toma horas el cepillarlo y hay que hacerlo cuidadosamente al menos una vez por semana. Claro, si desea verlo en todo su esplendor, o si se le ocurre la locura de llevarlo a las exposiciones, entonces hay que cepillarlo con mucho más cuidado y más a menudo. A la hora de comer, no se le puede olvidar el recogerle el pelo de la cabeza y las orejas, sino va a tenerlo que bañar.

Otro problema es que es un perro grande que requiere atención y ejercicio. Algunos expertos sugieren que tiene que cansarse por sí mismo diariamente. De no ser provisto de su ejercicio diario se puede volver intranquilo dentro de la casa, terminando por romper unos cuantos muebles y adornos. Se dice que de puro aburrimiento se pone a morder todo lo que encuentra; con sus mandíbulas puede hacer pedacitos una silla de madera en cosa de minutos.

El Afgano es un perro muy inteligente, sumamente inteligente, pero no necesariamente obediente. También es extremadamente pícaro, lo cual le era necesario para cazar las fieras grandes, pero usa su agilidad mental para hacer lo que estime conveniente y salirse con la suya, en vez de obedecer instrucciones. Se dice que piensa por sí mismo y que es capaz de lograr los mismos resultados, o tal vez con mayor eficiencia, de formas muy diferentes a como el ejercicio demanda. Claro, si se logra adiestrar, su porte y su belleza se roban la admiración de todos. Aunque eso tal vez sea mejor dejarlo en las manos de expertos porque este perro reacciona muy diferente a la mayoría de las otras razas. Pero si usted tiene espacio, tiempo, paciencia, dedicación y un gran sentido del humor, tal vez sea la raza ideal para usted. Por favor recuerde, que el adoptar un perrito es un compromiso, bien serio en este caso, que con buena suerte va a durar al menos una década.

Enfermedades congénitas:

Se le considera una raza muy saludable pero se han detectados algunos casos de enfermedades congénitas las cuales deben de considerarse antes de la selección de la mascota. Entre estas enfermedades se encuentran:

• Displasia de la cadera (Hip Dysplasia).

• Parálisis (myelopatía, fatal, ocurre alrededor de los seis meses).

• Cataratas.

OTROS NOMBRES:

Al Afgano también se le llama “Lebrel Afgano” y “Galgo de Afganistán”. En inglés se le conoce por “Afghan Hound”.

No te olvides de comentar, tu opinión nos importa.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Orgullosamente ofrecido por WordPress | Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies