Sobre las corridas de toros

Nos hemos encontrado un artículo muy interesante en «equinoxio.org», pero antes de que lo leais queríamos hacer una reflexión:

Las corridas de toros se llevan a cabo en una Plaza circular en forma de Sol que viene del S.XII, dedicada al Dios del Sol, algo totalmente pagano y dedicado a quien ya sabeis.

En las «Reglas e introducción» veréis tres singularidades que llaman la atención:

– El toro de lidia se enfrentará en la arena al matador o torero, tres banderilleros, un mozo de espada y el picador, es decir, a 6 individuos.

6 especímenes dan vida al evento.

– El toro es banderilleado con unos 6 arpones de entre 70 a 78 cm.

Es bastante aterrador que este bien de interés cultural esté dedicado al Dios del Sol, al que se lo ha identificado como Satanás, y que, después de fijarse uno detenidamente de que va la cosa y cómo está compuesto, acabe saliendo el 666.

Os dejamos el artículo (y cuando acabéis, Evidencias de que la Tauromaquia no es española). 

Con motivo de la celebración de conocidos eventos y festividades en España en estos meses, como los ya famosos en toda Europa San Fermines, me gustaría acercarles un poco más en detalle a nuestra cultura; Conocida tierra bañada por mares y océanos, forjada entre valles y montañas que mueren dónde sus cálidas playas nacen. Tan famosa por la hospitalidad y excentricidad de sus gentes como encantadoramente multicultural. Y los toros. La conocida España de “los toros”…

Haber tenido la suerte de recorrer Europa y enriquecerse de sus diferentes culturas me han servido para descubrir cuanta curiosidad y en ocasiones admiración despierta mi país entre los nativos, haciendo a uno sabedor de la responsabilidad que conlleva ser embajador de su tierra lejos del hogar. Y por ello es, que siento la necesidad de compartir con ustedes una parte de la España más popular y tradicional, adentrándonos en la realidad de los tópicos.

Honor y valentía. Arena, sangre y gloria. Pero… ¿qué sabe el resto de Europa de nuestra denominada “fiesta nacional”, más allá de la orgullosa bravura que esconde la imagen del noble animal que la representa?

Reglas e introducción

¿Quién no ha oído hablar de los toros cuando se nombra España? A pesar de ser el país de referencia en este aspecto, la tauromaquia se practica también en Portugal, sur de Francia, y en diversos países de Hispanoamérica tales como México, Costa Rica, Colombia, Perú, Venezuela, Ecuador, Panamá y Bolivia.

Haciendo una pequeña introducción, cabe decir que la tauromaquia, más comúnmente conocida por “corrida de toros”, nació España en el siglo XII. El toro de lidia, poderoso animal de 500 kg que ha sido preparado y criado durante años para tal evento, se enfrentará en la arena de las plazas preparadas para dicho espectáculo al matador o torero, tres banderilleros, un mozo de espada y el picador, este último montado a caballo (y que a veces acaba así).

Por lo general, en una tarde de toros, seis especímenes dan vida al evento, dos por cada torero, y la duración aproximada de una corrida suele durar entre 20 minutos y media hora. Durante dicho espectáculo, el toro es banderilleado con unos seis arpones de entre 70 a 78 cm, es lanceado por el picador con una vara de hasta metro y medio de largo, y atravesado con una espada por el matador, que con suerte para el animal, acabará de una vez con su vida atinando en el corazón. De no ser así, se le rematará con una estocada mortal en la nuca.

Los trofeos para los que se hacen llamar héroes de esta “igualitaria” batalla entre el hombre y la bestia son las orejas y el rabo (del toro, en este caso…).

Hasta el día de hoy, más de medio centenar de matadores han perdido la vida en este espectáculo. El toreo es normalmente mortal para el toro y peligroso para el torero, quién también se está jugando la vida. El pasado mayo, el torero Julio Aparicio sufrió una grave cogida en la que el cuerno del toro perforó la parte inferior de su barbilla y salió por la boca. ¿Podemos considerar también esto parte del espectáculo?

¿Cultura?

Recientemente nombrada “bien de interés cultural” el pasado mes de mayo en algunas comunidades del país, la sociedad española se muestra más dividida que nunca acerca de la considerada fiesta nacional. La Comunidad Autónoma de Cataluña, ha presentado una ILP (iniciativa legislativa popular), con un gran respaldo social, en la que se pide la abolición de las mismas, mientras que en la comunidad de las Islas Canarias están prohibidas desde hace 19 años.

Una encuesta de la consultora internacional Gallup mostró que un 72% de la población española no siente interés alguno en este tipo de espectáculos, y la cifra aumenta a un 81,7% entre la gente joven. Otras recientes encuestas muestran asimismo no sólo un desinterés de la gran mayoría, sino también un rechazo hacia la tauromaquia y un deseo de prohibirla directamente. A pesar de ello, la realidad es que en España se celebran unos 20.000 festejos taurinos al año en los que mueren más de 10.000 toros.

Críticos taurinos, ganaderos, toreros y empresarios viven en España de un negocio que mueve cifras entorno a los 2.000 millones de euros anuales. Poderosos intereses económicos desvían el debate de lo ético de su práctica.

Deporte, arte y tradición son algunos de los adjetivos empleados para la defensa de la tauromaquia. Pero permítanme decirles, que desconozco desde qué momento histórico el culto a la violencia ha sido digno de perpetuación en el tiempo. ¿Es entonces una razón de peso mantenerla por el mero hecho de ser una tradición?

Reflexiones

Desgraciadamente, los anteriormente citados son datos objetivos, realistas, que se suceden en miles cada año en mi país. Excéntrico arte a los ojos del turista que esconde una realidad dramática. Éste es el espectáculo que nos representa. El que se define por sí solo, el espectáculo del que nos enorgullecemos. El mismo que la gente paga por ver…

¿Acaso la crueldad no es crueldad siempre, independientemente de si la víctima que la recibe es humano o animal? Cuando hasta un acto tan básico como es divertirse tenga su base en el sufrimiento, la tortura y anulación de otro ser vivo, es momento de analizar seriamente qué está fallando en nuestra humanidad.

Gira el mundo a lo largo de la historia repitiendo sus mismos errores en cada rincón, presos de un destino cíclico. Pero la conciencia del ser humano también ha ido evolucionando e incluso en un mundo lleno de dolor y sufrimiento, siempre hay cabida para la esperanza. Cada sociedad y cada uno de nosotros seguimos siendo responsables de nuestro destino, y por ende capaces de cambiarlo.

Permítanme pues, que por un día arroje piedras contra nuestro propio tejado. Permítanme que hoy, sea crítico con la más profunda España. Es momento de que se nos conozca por aquello de lo que sí podemos enorgullecernos. No es pues mi intención construir una apología de la antitauromaquia. Quiero ir más allá, hasta la conciencia de cada ser humano. Gozamos de una milenaria cultura suficientemente hermosa como para ser conocidos por nuestras más enquistadas y medievales tradiciones.

Solo el aprecio y respeto por la vida en toda su magnitud puede motivar los cambios que necesitan nuestras sociedades para volar más alto. Siendo España ejemplo de sensibilidad y respeto en multitud de aspectos… ¿Será en un futuro cercano también el toro merecedor de nuestro afecto?

 

No te olvides de comentar, tu opinión nos importa.

7 comentarios sobre “Sobre las corridas de toros

Agrega el tuyo

  1. Yo les diria a estas «personas» que el «toro» es un animal, que és una vida que matan por diversión. No podemos seguir en el siglo XII, aunque sea un negocio muy rentable, las personas evolucionamos, es hora de abrir la mente para pensar más alla de lo material y evitar el sufrimiento de estos pobres animales que son sacrificados, es una vergüenza que hayan personas sin corazón que sólo les interese el dinero.
    España es más que «corridas de toros» da mucha pena que sólo la conozcan por ello.
    En las Islas Canarias hace 19 años que están prohibidas ¿porqué a Cataluña no la dejan?…La diversión «NO». puede ser por sufrimiento y muerte.

    1. Totalmente de acuerdo, y gracias a que aquí en Canarias lo abolieron hace años y no viví eso… No me gusta nada esta tradición de España. Es solo sufrimiento para unos pobres animales que no merecen tal cosa. La crueldad humana en lugar de disminuir, va en aumento y todo esto por un bien económico. Es muy triste, la verdad…

  2. por supuesto que tiene que llegar el dias en el que el toro sea merecedor de nuestro afecto .Lo admito festejo cuando ocurre lo que se ve en la foto o sea que el toro aplaste al torero , si señor , bien por los toros que lo logran .Ya basta de esto tan primitivo ,por favor hasta cundo?

  3. Hasta cuando va a ver tanta maldad,nadie se deberia divierte,,maltratando un animal,que nada le ha echo,he oido,que les hacen antes de las corridas,que gente tan perverse.ojala dios los perdone.o mas tarde esa gente paguen,por la maldad que le hacen a todos los animals,especialmente los toros.

  4. El culto al toro mediante «juegos» en los que este animal ocuparía el lugar protagonista viene desde la edad antigua (véanse los frescos de Cnosos con representaciones taurinas) y esta muy relacionado con la fertilidad, y en ese sentido con el culto al sol, como podemos ver en estatuas andaluzas del mundo pre-romano. Sin embargo no se como relacionar este bagaje cultural con Satanás… todo dios anterior al cristiano era falso y el demonio… pero supongo que creerse esto es ya cuestión de fe.

    Parece mas lógico que las corridas de toros sean una continuación de los anteriores «juegos» taurinos que del culto a lucifer en una edad media cristiana…

    Al margen de esto, y mas en relación con el tema de la prohibición o no del espectáculo (Que parece que es realmente lo que quiere trasmitir la entrada (siendo los otros meros datos morbosos, el «gancho» para los lectores) he de decir que no son las leyes las que deben cambiar la sociedad, si no la sociedad las leyes. El día en que deje de ser rentable, que como en Cataluña por referéndum la mayoría de la población vote si a la prohibición de este espectáculo, ese será el día de prohibirlo.

    Mientras tanto da igual lo salvaje que (cierto o no) nos pueda parecer intentar intentar imponer nuestra opinión (o vuestra, ya que no voy a indicar si estoy a favor o en contra) sería un acto opresivo.

  5. Hola a todos, y en particuar al inculto q ha escrito toda esa parrafada de mentiras.
    El caballo de la foto es uno de rejoneo no de picar, inculto!! Las banderillas miden 75 cm, pero el arpón 7, inculto y mentiroso a la vez! Engañabobos!
    Algo tendrá esta fiesta q es tan seguida por niños, mayores, hombres y mujeres! Quizás respete q no te guste, pero no mientas! Mentiroso!!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Orgullosamente ofrecido por WordPress | Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies